domingo, 5 de septiembre de 2010

El comienzo del fin


Cayó desvanecido sobre la alfombra purpura, al borde del piso de madera y en el con su propia sangre y sus ultimas fuerzas intento escribir unas letras, una "z" y una "a", se lograban distinguir. Luego no pudo mas y expiro su ultimo aliento, cerro los ojos y de su boca lentamente salio una lucesita que se elevo y tomo rumbo al norte, hasta el horizonte donde ya no se lograba distinguir.

En el mismo instante ella se dio cuenta de lo que acontecio, de que su amado dejaba este mundo terrenal y sin derramar lagrima alguna dirijio su mirada a un mueble donde sobre un pedestal yacía una reluciente daga dorada.
Con sus calidas manos la levanto y sintio ese frio metal sobre sus delicadas manos, la daga brillaba como jamas lo había hecho.

En el rostro de la dama no se veía dolor alguno, al contrario, estaba tranquila y con sierto grado de felicidad.

Sin remordimiento alguno la hundio en su vientre, se desplomo hacia el suelo sin cambiar su bella expresion facial, expulso juntamente con el ultimo suspiro una luz, como una luciernaga, igual que su amado solo que esta se dirijio al encuentro de la del ser que amaba, al sur, su alma iva a reunirse con la del ser que juro amar mas alla de la muerte.

Jamas dos seres se habian amado con tal fervor.

Ambos se juraron amor eterno con tal fuerza y puresa que sus almas estaban atadas.

En su vida terrenal ambos intentaron todo por estar juntos, claro esta que fisicamente porque mental simpre lo estubieron, siempre, cada dia, cada hora, minuto y segundo se pensaban, sin ambargo jamas lograron alcanzar el arcoiris juntos.

Pero ahora al fin juntos, disfrutando la eternidad unidos, tal cual lo prometieron.

2 comentarios:

muñequita de trapo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maharet Reina Madre dijo...

nuevamente aqui para leer tus letras,me gusto tu romatico escrito,un beso,Maharet