jueves, 3 de junio de 2010

El Deseo


Esta noche deseo visitar tu cuarto, para poderte observar cuando duermes, tan tranquila, tan apacible, tan tú. Con tu hermoso cuello al descubierto, tan frágil, delicado, tan lleno de sangre. Siento que esto se me hace incontrolable, las ansias de saltar sobre ti de morder, de acariciar, de volverte mía por toda la eternidad, juntos, viendo como esta joven raza se marchita. Sabes que eres distinta, lo sientes, sientes que no perteneces al lugar o tiempo que te ha tocado, sin embargo intentas cambiar lo que es incambiable.
La luna me acompaña en cada visita a tu dormitorio, ilumina tu sereno rostro, sin prejuicio alguno que opaque la complejidad que te personifica, teniéndote tan cerca se me hace difícil contenerme, sin embargo, tu aun no te decides a dejar aquella raza, por ende no puedo hacerte sentir el placer de la inmortalidad. Jamás te tomaría por la fuerza amada mía.
Soy el que vigila tus pesadillas, el que desea cumplir tus mas oscuros deseos, te he protegido mucho tiempo a la sombra sin siquiera recibir una mirada tuya, sin embargo sabes que estoy aquí, velando por ti, resguardándote del mal de este mundo. Has sentido mi presencia sin embargo no te a asustado.
He vivido por mucho, he conocido mas personas de las que te imaginas, he visto cosas tan hermosas que con su solo hecho te aria cambiar de opinión, pero jamás había encontrado a alguien como tú, nadie similar, tu inigualable belleza es única, tus sentimientos puros, eres un ser perfecto, eres la perfección de la raza humana.
Algunos nos ven como una enfermedad, pues no lo veo así, si no que somos la cura somos superiores, no tenemos esos prejuicios odiados, algunos anhelan ser como yo o como alguno de mi clase, sin importarles tener que dejar de lado su familia, sus amigos, sus novias, es algo distinto es algo transparente no somos una raza, lo somos todo, cuando los tiempos se acaben, nosotros prevaleceremos, somos superiores, los humanos son nuestra cena, lo que nos da, ese placer que ningún mortal disfrutara jamás, a excepción de ti amor mío, somos hermosos, complejos y simples a la vez, somos la luz de la oscuridad. Jamás he visto un amanecer puesto me hace daño, siento que tu eres mi amanecer, pero que no me aras daño, mas que un regalo para ti hacerte un vampiro o como quieras llamarlo seria un regalo para mi, tenerte a mi lado, es repetitivo pero es cierto, el día que creas en mi ese día será mi inicio, el día que todo cambiara para mi, el día que adorare tanto como el día que te conocí.

2 comentarios:

muñequita de trapo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Poseidon dijo...

Ta bien cagao mi compadre, saludos...